Menú Cerrar

SEÑALES DEL DESTINO

Esta vez, quiero compartir, lo bonito de estar presente, lo bonito de confiar plenamente en la vida y así ver las señales constantes del camino a seguir, ayer me adentre con el coche y mi niño, por los montes de albarracin, en busca de un pueblo hermoso, tome un camino que señalaba esa dirección, tras continuar por aquel hermoso paisaje, llego un momento que me agobie, porque pensé que me había equivocado, ya que el pueblo que veía al final del monte, no era el que buscaba, así que decid dar la vuelta y volver por el mismo sitio, de repente apareció un señor caminando, al que le pregunte como llegar a mi destino, me dijo, si vas bien, esta detrás de ese pueblo derruido, da la vuelta y lo encontraras, Emilio, se llama, me pidió que lo llevara porque se dirigía allí mismo, subió al coche y nos indico al ritmo de sus palabras, tranquila, vamos bien de tiempo, nos contó su historia y al llegar al sitio, bajo del coche, y entendí, que a veces el camino puede parecer difícil, pedregoso y derruido, largo y que no es esa la dirección, pero no es así, hay que seguir, confiando y sabiendo que aunque parezca que no, la vida te envía angelitos para recordarte que sin prisa puedes llegar donde quieras llegar.

Gracias Emilio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.